¿DONDE DUERMEN?

Luz Ayala Leave a Comment

Esta pregunta, aunque es sencilla, es una de las que más nos han hecho durante el viaje. Y claro que tiene sentido, si después de una larga jornada de pedaleo, que mejor que una buena noche de descanso.

Cuando no tenemos la oportunidad de encontrar un anfitrión con CS o WS, con Sylvain usualmente acampamos por el camino, pero cumpliendo 2 condiciones básicas para una buena noche de reparación:

1.- ACAMPAR ESCONDIDOS (o Stealth camping): En este punto nos diferenciamos de muchos viajeros que muchas veces piden permiso para acampar en patios de lugareños, o directamente en la plaza de los pueblos; su argumento para semejante exposición es que es más seguro asi. En contraposición, nosotros elegimos estar escondidos, y con esto quiero decir que, en la medida de lo posible, acampar en lugares alejados de casas o asentamientos donde gente curiosa puede llevar la noticia de dos “gringos” que pusieron una carpa cerca. Aunque, quiero pensar, que la mayoría de la gente tiene buenas intenciones, sólo por la escoria humana que ronda en todos lados, preferimos mantenernos escondidos o camuflados, sea por una colina, árboles, arbustos o barreras artificiales como murallas, también como casas abandonadas, aunque en general no son tan fáciles de encontrar.

Para cumplir el objetivo de estar ocultos, sirve fijarse en el terreno: si hay señales de fecas de ganado o que el pasto está corto, como también huellas recientes de peatones y alta cantidad de basura; abstenerse de acampar allí ya que puede que alguien pase esa misma noche o muy temprano en la mañana (y si son buenas o malas intenciones nadie lo podría saber).

Además de la seguridad, el hecho de acampar ocultos también trae consigo otro beneficio: el silencio. Nadie quiere tener que escuchar toda la noche una sinfonía de ladridos o querer saber que gustos musicales tienen los demás. Pff! ¡Pa’ eso mejor me quedo en Chile!

DSC02855_copy

Cuando hay bosques, el verdor ayuda a esconderse mejor de la vista de los conductores y peatones. /Carpish, Perú. Diciembre, 2015.

Con todo el glamour de nuestro campamento.

Pero también las barreras artificiales ayudan. Sobre todo con la intensidad del viento desértico/Atacama, Chile. Julio, 2015.

2.- A PRUEBA DE VIENTO O AGUA: Para encontrar esto es solamente necesario fijarse que el terreno este un poco más elevado que el resto. Si es imposible encontrar esta condición, entonces hacer pequeñas canalizaciones en el suelo (viajamos con una palita) para desviar el agua. Esto puede tomar tiempo, pero créanme, no van a querer tener que evacuar el lugar si se pone a llover en el medio de la noche.

Lo del viento tiene que ver más que nada con el ruido que hace la carpa, pero hay lugares que es imposible no evitar encontrarse con este factor: como la pampa patagónica o el altiplano. Recuerden también que el viento disminuye la sensación térmica, haciendo una gran diferencia en caso de tener que dormir en lugares bajo cero grados Celcius.

Como punto final: nuestra carpa es una MSR hubba hubba para dos personas. Es facil de instalar, liviana y resistente. Nuestra experiencia nos dice que existe en Chile y en Francia. Lamentablemente, cuando nuestra anterior carpa murió no conseguimos comprarla en verde, porque ya no la fabrican en ese color. Ahora solo la hacen el blanco (¡WTF!), haciendo del camuflaje más dificil; aunque funciona perfecto en un salar o sobre la nieve 😛

La guarida navideña.

La carpa tambien se puede usar sin la cobertura en caso que haya mucho calor, siempre y cuando no llueva o encontremos un techo, como en la foto. /Camino a Quito, Ecuador. Diciembre, 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *