¡Viva México!: regreso y despedida

Al salir de EE.UU. no pasamos por ninguna oficina de migración por lo que nos quedamos sin sello de salida de Gringolandia. Sin embargo en Migración Mexicana no nos dan problemas por ello, aunque si debemos pagar la Forma Migratoria Múltiple (FMM) atrasada, ya que no lo pagamos al salir de México en septiembre (¡nadie la pidió!). El pago de este documento es obligatorio para permanecer hasta 180 días en México por 390 pesos por persona, tal como explique en la primera entrada de México.

Letrero en el Puente sobre el Rio Grande, frontera natural entre Ciudad Juárez  y El Paso.

Pagando la deuda nos dirigimos, y sin revisión de equipaje [preocupante para una zona donde las armas pasan desde el otro lado de la frontera], a casa de nuestros anfitriones en Ciudad Juárez, Liliana y Eduardo, a quienes encontramos por Couchsurfing. Con estadia en la ciudad aprovechamos de atender un problema dental que Sylvain traía desde hace dias: 175 pesos mexicanos (unas 7 lucas) por una tapadura y limpieza total en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ). El bajo costo de los servicios dentales indica el porqué del éxito de esta rama médica a este lado de la frontera.

Sylvain explicando al estudiante de odontología (bilingüe) de la UACJ su problema dental.

Con Liliana y Eduardo, anfitriones de Ciudad Juárez.

Planificamos la salida de Ciudad Juárez el día de la conmemoración de la Revolución, el 20 de noviembre (feriado) y saliendo al alba partimos al sur. El hecho de que era un día libre no significo mucho en el tráfico, pero nos mantuvimos con el plan de continuar al sur por la ruta 45 hacia Chihuahua. Luego de varios kilómetros después del limite urbano nos damos cuenta que el camino no tiene berma (algo extraño, pero común en tierras mexicanas para una vía de alto tráfico), asi que decidimos aceptar la invitación de Hugo Salais, un colega cicloturista chihuahuense que habíamos conocido hace casi un año atrás en Chiapas, y nos desviamos al Ejido Benito Juárez, donde se encontraba trabajando con su papá, también llamado Hugo (confusión). Con una bienvenida llena de comida, cerveza, nueces a granel (cultivo que procesan) y buenos chistes descansamos y decidimos quedarnos dos noches más, para partir a Chihuahua, donde nos espera el resto de la familia Salais.

La ruta 45, desde Ciudad Juárez a Chihuahua, posee ciertos tramos con berma, pero no totalmente.

Algunas elevaciones a la distancia, en la ruta 19 de Chihuahua, camino al Ejido Benito Juárez.

El viaje desde el Ejido hasta Namiquipa se hace difícil por los vientos típicos de esta zona de praderas, donde agricultores mexicanos trabajan codo a codo con cientos de menonitas .

Las praderas de Chihuahua.

El 27 de noviembre llegamos a Namiquipa y nos detenemos a un costado de la Cruz Roja para refugiarnos del viento y almorzar. Al terminar la comida el paramédico del recinto sale y nos invita a pasar, dice que con gusto nos deja dormir en las instalaciones, porque hay pronóstico de viento muy fuerte. Convencidos por su amabilidad y comodidades del lugar aceptamos la invitación. Con tanta solidaridad que nos entregan los mexicanos a veces es difícil seguir el itinerario contemplado 😀

Con Pablo, el paramédico de la Cruz Roja de Namiquipa, Chihuahua.

Seguimos pedaleando a la mañana siguiente y el 29 de noviembre llegamos a Chihuahua, capital del estado homónimo, al hogar de familia Salais Ceballos. Ahí nos reciben Betty (madre de Hugo), Beyra y Huber (hermanos del mismo). Nuevamente la amabilidad mexicana nos “atrapa” y nos quedamos hasta el 5 de diciembre, aunque la extensión de nuestra estadía también se debió a la gran lluvia que cayó el fin de semana que planeábamos irnos.

Un elote preparado (Con queso, crema y ají), clásico plato mexicano. Un deleite cortesía de Betty, anfitriona chihuahuense.

Con Hugo Salais Ceballos, nuestro amigo chihuahuense. Gracias a él, toda una cadena de solidaridad nos fue entregada por su familia en el mismo estado.

La jornada de ida a la zona serrana de Chihuahua nos sorprende con una improvisada entrevista para el El diario de Chihuahua en plena ruta. Comentario aparte: La nota se publicó varias semanas a posteriori del encuentro y después de todo lo que insistí ni mencionaron nuestra página :/

Al día siguiente llegamos a Cauhtémoc, y dado que estábamos en una zona altamente poblada, solicitamos un espacio para descansar en la Cruz Roja. El ofrecimiento no es tan lujoso como el que obtuvimos en Namiquipa, pero al menos salva el día e instalamos nuestra carpa en el patio, atrás de todas las ambulancias.

Al menos mucho mejor que dormir en la calle. Cruz Roja de Cauhtémoc, Chihuahua.

Luego del descanso, interrumpido por la salida de una que otra ambulancia, partimos a la Sierra Tarahumara, mundialmente conocida por albergar la Barranca del Cobre, donde técnicamente no pasamos por el pago que significa. Para el 9 de diciembre llegamos a Creel, pueblo de entrada a la Sierra en si. El paisaje se convierte en montañas y bosques, muy contrastante al resto del estado de Chihuahua, sin dejar de lado el escaso tráfico de esta zona que nos ayudo a disfrutar del clima casi invernal.

El camino hacia Creel tiene menos tráfico y poco a poco comienzan a aparecer bosques de pinos. También observamos que el camino presenta menos basura- Fuimos testigos de la recolección de desperdicios por parte de los tarahumara, aunque no siempre les corresponde.

Entrando a territorio Tarahumara, Estado de Chihuahua.  

Lago Arareko, Sierra Tarahumara.

No estamos a favor de tomar fotografías a lugareños (cliché turístico), pero esta vez hicimos la excepción. En vez de comprar artesanías, que nos serian totalmente inútiles, por un par de pesos y con su permiso les tome una foto a esta niñas tarahumara: la vestimenta típica femenina de esta etnia merecía un registro (sobre todo considerando el frio de la Sierra).

A FALTA DE PALABRAS PARA DESCRIBIR LA BELLEZA DE ESTA ZONA, AQUI VARIAS FOTOS DE LA RUTA POR LA SIERRA TARAHUMARA:

.

.

.

.

.

.

.

Una de las ventajas de tomar este camino (Creel- Guachochi) es la densidad del bosque, que ofrece refugio para campistas como nosotros.

Porno para amantes de criptógamas. 

Luego de dos días de acostumbrarnos a las noches heladas y a una pedaleada más deportiva, el 11 de diciembre nos interceptan en plena subida dos jóvenes encapuchados: uno quizás adolescente, el otro probablemente menos de 22 años, portando ametralladoras y saliendo del bosque. En una rápida decisión, me empiezo a dar la vuelta para descender, para así volver por donde venimos: esto no me huele nada de bien. Pero antes de que comience a descender, Sylvain me dice “¡Espera, Luz!, parece que no tienen malas intenciones”. Ambos jóvenes levantan los brazos y mencionan que ellos son los buenos. Vuelvo al trayecto propuesto esperando que sus armas no van dirigidas a nosotros. Luego de una conversación corta y poco clara (ya que insistían en cubrirse la boca) nos dejaron pasar. Con toda la propulsión adrenalinica seguimos nuestro camino. Pasaron unos segundos cuando el más joven vuelve hacia nosotros y nos exige identificación. Aquí me detuve y les explico calmadamente que somos solo turistas (pacifistas), que su desconfianza no esta fundada y le exijo que me diga que hacen ahí. El mayor se acerca y se descubre la cara, me explica que “cuidan la zona, en contra del cartel del Chapo”. Con todo más aclarado nos dejan pasar. Pedaleamos y con la amenaza ya lejos, me detengo y lloró; no había sentido tanta inseguridad desde que cruzamos a Panamá, pero esto fue otro nivel: armas de guerra pueden alterar la tranquilidad mental de cualquiera, situacion que contrasta notoriamente con el paisaje boscoso y sereno de la Sierra. Creo que pase varias horas con un nudo en la garganta, pero Sylvain logra reanimarme diciendo que actué muy bien y que mi calma se reflejo en todo momento de la conversación. Llega el anochecer y la realidad: debemos encontrar un lugar seguro para acampar, y esta noche puede ser crucial, no queremos más encuentros de este tipo, sobre todo en medio de la noche. Afortunadamente el bosque nuevamente nos ofrece tranquilidad y camuflaje, y a la mañana siguiente partimos a zonas mas habitadas, y quizás con mas presencia policial y de habitantes. La seguridad muchas veces solo se percibe y no es real, pero al menos ayuda para disfrutar un poco más del viaje que nos queda por esta zona montañosa.

Hacia zonas más planas y seguras (?)

El 15 de diciembre llegamos a Parral, a casa de Chanita y Rafael, padres de Betty, abuelos de Hugo; el legado solidario de esta familia chihuahuense aún persiste. Esta cualidad se ramifica con varios hijos, mayoritariamente fabricantes de Tortillas. Dicho esto, no hubo ni un solo dia que no comimos tortillas, y ¿quien se puede resistir cuando están recién hechas y con un relleno de guisado?

Al entrar en más confianza con la familia, les contamos de nuestra experiencia con los encapuchados de la barranca, y nos comentan que esa zona esta enmarcada dentro del Triángulo dorado del narcotráfico mexicano. Ellos dicen que ya no es de extrañar que este tipo de “revisión” pase, ya que los Carteles dominan el área, pero a nosotros no deja de llamarnos la atención ya que solo somos ciclistas y creemos no representar un peligro/competencia para ellos. Nota: En este tipo de casos (ausencia de robos y actos violentos) es mejor no acudir a la policía.

Disfrutando de un asado con parte de la familia Ceballos. Hidalgo del Parral, Chihuahua.

Ver funcionar una tortilleria de cerca debería ser obligatorio para todo los comensales de este producto tan típico mexicano.

Formación rocosa que capta la atención dentro de estas planicies norteñas.

El paisaje que va desde Parral hasta Durango es más o menos así: pradera, ganado, pradera, ganado, plantas xerofiticas, pradera…etc.

Luego de varias insistencias de parte de Chanita, pasamos la invitación de extender nuestra estadía hasta Navidad y el 21 de diciembre seguimos la ruta, tediosa pero segura, hacia Durango. En esta ciudad nos espera Pedro, ciclista también y quien nos deja pasar el año nuevo en su casa. Nuestra petición se debe porque en algunas zonas de México, como en este estado y otros norteños, se da la “tradición” de disparar las armas al cielo al cambio de año, argumento suficiente para desenfundar las armas de fuegos, ¡hasta escuchamos disparos de ametralladoras!. Además de pasar el año nuevo recluidos, aprovechamos el tiempo para comprar nuestro boleto de avión a Sudamérica. La decisión nos tomó varias semanas pero consideramos que viajar a Lima sería la mejor opción en términos de precio y tiempo para seguir pedaleando de vuelta a Chile.

Con Pedro, anfitrión de Warmshowers en la ciudad de Durango.

El aburrido camino hacia Zacatecas (ruta 45).

Aunque hay mucho cerco en todo el camino, existen algunos accesos a las torres de alta tensión, allí se puede acampar.

Yuccas en las praderas camino a Zacatecas (Ruta 45).

Siguiendo la ruta 45, y cuatro días después de la despedida de Durango, llegamos a ciudad de Zacatecas, a casa de Sandra y Pancho, quienes viven en pleno centro histórico. Nuestra llegada coincide con el Dia de Reyes (6 de enero), así que nuestros anfitriones nos invitan a compartir la Rosca de reyes, que es un bollo dulce redondo en el cual se introducen “sorpresas” (figuritas plásticas con la forma de una guagua, que representan a Jesucristo). Al que le toque la figurita tiene que comprar tamales para el resto de los comensales el 2 de febrero, día de la Candelaria. Con el hambre que teníamos, Sylvain y yo topamos varios muñequitos, así que tenemos una deuda pendiente. En Zacatecas también fuimos testigos de una gran marcha en contra del Gasolinazo  y del descontento de muchos con el actual presidente.

Trozo de rosca de Reyes, con la maldita y azarosa figurita.

Mientras tanto, en las portadas mexicanas…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Marcha en contra del Gasolinazo, Zacatecas.

Marcha vista desde arriba.

Parroquia de Santo Domingo, Zacatecas.

Catedral Basílica de Zacatecas.

Detalle del exterior de la Basílica- “Miren, ¡sin manos!”.  

Con Pancho, anfitrión zacatecano, y su hijo Paco.

Como ven, siempre se puede encontrar un rinconcito para acampar. Acampada la noche antes de llegar a Aguascalientes.

Luego de menos dos días de pedaleo, y con una pendiente favorable, llegamos a la ciudad de Aguascalientes, capital del estado homónimo. Primero pasamos un par de días en casa de Pablo, miembro de Warmshowers, y luego a la casa de Liliana y Eduardo, pareja que nos hospedo en Ciudad Juárez. Ellos nos ofrecieron esta casa (deshabitada pero completamente amoblada) para quedarnos el tiempo que quisiéramos, así que aprovechamos la oportunidad y permanecimos allí por un poco más de 3 semanas: escribiendo para la pagina web, confeccionando una gran encomienda, trabajando en las bicicletas y simplemente disfrutando el tiempo a solas; ¡hasta vimos todas las temporadas de “Game of Thrones“!. Así “quemamos” bastante tiempo para seguir camino rumbo a Ciudad de México, donde deberíamos tomar el avión.

Con Pablo y su compañero de casa, Kevin, en Aguascalientes.

En Aguascalientes se encuentran el museo José Guadalupe Posada, celebre ilustrador nacido en esta ciudad.

Posada es mundialmente conocido por esta ilustración: La Catrina, una critica del autor a muchos mexicanos que son pobres, pero que aun así quieren aparentar un estilo de vida europeo que no les corresponde.

Presa Abelardo Rodriguez, lugar aledaño a Aguascalientes, donde nos dirigimos  a pedalear un par de veces, y así ahuyentar un poco la falta de ejercicio.

Después de Aguascalientes volvimos a reencontrarnos con varios anfitriones: en Zamora con Rosendo, así como con Daniela y Ernesto en Morelia. Como proceso sinérgico, aceptamos la propuesta de esta pareja para hacer un pequeña charla en su centro cultural, llamado Giraluna (donde también ofrecen bebidas y comidas). Esta exposición me llena de buena onda y creo que fue uno de los momentos que más me gusto de nuestra extendida despedida de México. Además fue muy bonito volver a pasar más tiempo con Dan y Ernesto.

Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, icono arquitectónico de la ciudad de Zamora, Michoacán.

Rumbo a Morelia, por la ruta 15, se nota la contaminación del lugar, probablemente por el uso intenso de leña en esta zona. Estar al aire libre no siempre es sinónimo de vida sana.

Al menos contamos con sombra en esta parte de la ruta.

El gran Choque cultural (sobre todo para Sylvain) fue saber de que existen bandas con tantos integrantes que pierdes la cuenta.

 

En las calles de Morelia, buscando a Giraluna. Atrás, catedral de la ciudad.

A la espera de dar la presentación en Giraluna, Morelia, Michoacán.

Daniela presentándonos ante el público en Giraluna. En tanto, Ernesto tomó la foto.

Deliciosos nachos Nuestra recompensa después de la charla.

Siguiendo con los reencuentros en Ciudad Hidalgo volvemos a quedarnos con la familia Paz, y en Metepec con la familia Bernaldez Current.

Aprovechamos la estadía en Metepec para pedalear ligeros hacia las faldas del Nevado de Toluca.

También aprovechamos de visitar un poco Toluca y el renombrado Cosmovitral: jardín botánico dentro de una estructura metálica con vitrales.

Como buen sábado, apreciamos muchas celebraciones dentro del recinto, desde recién casados a quinceañeras.

Luego de varios días de estadía en Metepec, el pedaleo desde allí a Ciudad de México (CDMX) toma un día y arribamos a casa de Alejandra el 26 de febrero. Sacamos partido de la capital, haciendo un poco de turismo.

Con Alejandra, quien pacientemente nos hospedo por una semana en CDMX.

Cientos o quizás miles de ardillas viven en el bosque de Chapultepec. Algunas con la habilidad de ser bastante fotogénicas.

Piñata Trump.

Por esto es que aunque uno salga de paseo, debe siempre llevar un kit mecánico.

Voladores de Papantla, Bosque de Chapultepec, CDMX.

Ciclovia super reforzada en una autopista de CDMX.

Uno de los costados del Polyforum Cultural Siqueiros, que alberga el mural más grande del mundo.

Representación de la mujer, en mural Marcha de la Humanidad de Siqueiros, obra que mezcla muralismo, arquitectura y escultura. ¡Impresionante!

A la espera de nuestro segundo anfitrión, David, escuchamos a unos Mariachis en Plaza México.

Dos días antes de nuestro vuelo coordinamos quedarnos con David, Warmshowers que vive más cerca del aeropuerto. Y como guinda de la torta, Eduardo (contacto de Alejandra en Facebook) se ofrece para trasladarnos hacia el aeropuerto en su camión.

Varias horas de desarme y empaque de bicicletas y este fue el resultado.Definitivamente algo que esperamos no volver a hacer en MUCHO tiempo.

Con David (izquierda) y Eduardo en el Aeropuerto de Ciudad de México.

La planificación para ir a tomar el vuelo sale muy bien, y gran parte gracias a estos tres chilangos. Después de casi 8 meses en total y de tanta gente dispuesta a ayudarnos ¿cómo no vamos a querer a México?